A chegada da electricidade a Bretoña (1946)

“A chegada da electricidade a Bretoña”, poema de Xan Bouso (1946)

Ademais de labrar a terra, José María Bouso Fernández, dos Currás, escribía sobre a vida de Bretoña deixando constancia das súas transformacións con sinxeleza e vontade documental. A chegada da electricidade a Bretoña e os oficios e servizos que describe neste poema coinciden no tempo coa primeira fotografía aérea da vila, realizada por un avión americano nos anos 1945-6. Na imaxe de abaixo sinálanse as construcións actuais que existían xa por aquel entón no núcleo urbano.

En Porto, salva, se ve,
fuera de la oscuridad
esta Bretoña que en verdad
es digna y merecedora
de que llegue la hora
de tener luz y claridad.

Desde Porto, por el Eo
la luz de Bretoña, vino
para alumbrar a los pobres
igual que para los ricos.

Así hacen los buenos hombres
que cumplen con su destino
y saben tratar a los pueblos
con amor y con cariño.

El año 46 
mil novecientos estamos,
el día 5 de febrero,
empezaron los trabajos
partiendo desde la Iglesia
con dirección hacia Francos
y después siguió la ruta 
a todos los demás barrios

González, López con Rivas
y Rico por aquellos apellidos
ayudaron a Pantorreira
a colocar el tendido.

Todos buenos trabajadores
y de capacidad
que dieron luz a Bretoña
cual si fuera una ciudad.

En Bretoña hay de todo,
como en cualquier capital.
Buenas tiendas de tejidos,
café, bar, ultramarinos
e industrias en general,
y los molinos eléctricos
para comer el buen pan.

Hay doctores en medicina
que bien acreditados están,
Botica, Casa de Correos
donde se puede girar,
sastrerías, zapaterías, 
barberos para afeitar,
mercado y feria cada quince días
para vender y comprar,
y el correspondiente Salón
para cantar y bailar.

También los niños de contentos
a sus padres besarán 
porque les llevaron la luz
para poder estudiar,
las mujeres en el invierno
las noches se pasarán
hilando y otros quehaceres
que son propios del hogar
y escuchando los muchachos
como leyendo están,
y evitando esas malas costumbres
que existen de murmurar.

Bretoña sabrá corresponder
a todos los beneficios
que Porto y Pantorreira
para esta parroquia han traído
y que no caiga en el olvido
la luz para alumbrar
y para moler el molino

Qué pobre está la casita
donde vi la luz primera.
Qué oscura está aquella
en donde la vanidad
y el orgullo se encierra.

¡Porto, dale una luz!
por el amor de Jesús
a la triste Cabarrela
Imaxe aérea de Bretoña en 1945/1946 coas construcións numeradas que se conservan na actualidade